lagaita/taladrao-interior

 

Taladrar y escariar el punteru.

Ya que el punteru es el alma de la gaita, cualquiera de los procesos que requiere para su construcción han de ser realizados con la máxima precisión, pues cualquier error cometido en el interior es una gran ayuda a sacar un punteru de baja calidad.

A fin de hacerse una idea de cómo se hace un punteru se expone en el siguiente párrafo el proceso a grosso modo y en el siguiente apartado se explica más detalladamente.

El inicio del proceso parte de la materia prima, madera y en este caso un taco de la misma que no es más que un paralelepípedo (350x45x45 mm. generalmente para do) .
El fin es hacer un interior formado por unos conos que vienen marcados por el escariador, como éste no se puede introducir en el taco directamente para darle la forma se le prepara el terreno con las brocas que harán una escalera de cilindros concéntricos, empezando por él más pequeño y hasta el mayor, finalmente con el escariador se suavizarán los escalones, dándole la forma final del interior.

Taladrao del interior.


Se coloca el taco de madera enganchado en la mordaza del torno, el taco será el que gire y la barrena estará quieta sujeta en la otra parte en el portabrocas.
Acercaremos la barrena al taco y la introduciremos lentamente, dejando que la madera nos la vaya absorbiendo en vez de al contrario. Según el tipo de broca que utilicemos deberemos de sacar mas o menos veces y con distinta frecuencia la broca para limpiarla y evitar que se cebe.


Se comienza con la broca de 3.5 mm, que ha de calar el taco entero y para el resto de diámetros mayores, el taladrado no traspasará el taco sino que cada vez se introducirá menos cada broca a fin de conseguir la mencionada escalera de cilindros. Una vez calada la broca de 3.5, es recomendable hacer la escalera de mayor a menor diámetro, es decir, empezaríamos con la broca de mayor diámetro, que es la que menos entra y seguiríamos con la siguiente, que entra más y así sucesivamente.

Se muestra a continuación la sección interior después de taladrar todo el taco.

Nota: Una vez que tengamos un escariador fijado, lo más normal es medir hasta donde tenemos que hacer el taladro según la medida de la broca, para realizar la escalera siempre igual y que nos quite la mayor cantidad de madera posible, permitiendo así un escariado más sencillo.

Hay que tener en consideración que si calamos un taladro a mayor distancia de la que le corresponde con la medida del escariador, quedará un escalón en el punteru que no se podrá recuperar, así que vale más quedarse corto que pasarse.

Escariau del punteru.

Una vez hecha la escalera de taladros, proceso que se realiza para facilitar el escariado del punteru, sólo queda introducir el escariador y empezar a trabajar con él.

Lo más habitual es hacerlo a mano, y para ello, o bien se sujeta el taco y se introduce el escariador manualmente o se hace al revés, se sujeta el escariador y se hace girar el taco.


Como ya se vio en la sección del escariador, éste está afilao, y al hacerlo girar, a la vez que se va introduciendo en el taco, va cortando la madera hasta dejar el interior con la forma de la herramienta.

Una vez acabado el proceso de escariao tendremos el interior del punteru ya finalizado, solo restará cilindrar el taco, que se podía haber hecho primero, seguir torneando hasta el perfil final del punteru, hacer el cono de asiento para la payuela y taladrar los agujeros correspondientes a troneras y notas según las medidas del punteru que se esté haciendo.