Escariador.

El escariador es el alma del punteru, sin él no hay punteru y de él dependerá la calidad del instrumento. Esta herramienta ha sido siempre guardada recelosamente por constructores, ya que cuando consigues copiar un escariador ya no tienes muchos problemas en sacar el punteru.
Para que se entienda, el escariador es el que da el acabado, con la forma que se quiera, al interior del punteru, con lo que sin saber mucho, uno puede ir dándose cuenta de la importancia de la herramienta.
A grosso modo, un escariador es una barra de acero torneada, fresada, limada … con las medidas que queramos (por ejemplo un cono) y a la que se le saca corte.
De esta manera y como luego se explicará detalladamente, tras haber taladrado el interior con las brocas, se introducirá el escariador que dará el acabado final al interior del punteru.

Aquí se ilustra un escariador triangular.
escariador-triangular

Los escariadores se hacen de muy diversas maneras. La más práctica, es tornear la forma del escariador en acero, fresarlo para sacarle corte y templarlo. Otros métodos también utilizados son: limas triangulares fresadas y triángulos de chapa de acero.
La sección del escariador, la que queda después de fresar el cono, varía según quien haga el escariador, así se pueden encontrar secciones como las que se muestran en la figura.

cruzmedia-lunatriangular

Conviene no hacer el escariador justo de la medida del punteru, sino un poco mayor, así a medida que se nos gaste o no corte, podremos ir afilándolo, en vez de tener que hacer uno nuevo.